Cuando llega un bebé a la familia el uso de pañales no suele ser un tema a discutir. De
hecho, el pañal es la primera prenda que se le pone al bebé nada más nacer. Por otro
lado, cada vez somos más conscientes de la repercusión que tiene el uso de pañales
tanto a nivel medioambiental y económico como en el bienestar de los más pequeños.
Por esta razón, es importante que las familias sepan que hay crianza más allá de los
pañales desechables.
El uso de pañales de tela con nuestros pequeños es cada vez más común, pero
cuando se trata de la higiene de nuestros hijos, no todo se reduce al uso de pañales
día y noche. Aunque a priori no se suelen tener en cuenta, existen otras opciones más
higiénicas y respetuosas con el medio ambiente y con nuestro bebé, que poco a poco
se abren camino.

Higiene Natural Infantil o Comunicación de la eliminación, ¿Dé
qué estamos hablando?

La Higiene Natural Infantil, Comunicación de la eliminación o lo que es lo mismo,
“bebés sin pañales”, es un enfoque revolucionario que ofrece a las familias multitud de
opciones para mantener limpio al bebé, sin necesidad de estar envuelto en incómodos
pañales día y noche.
Se trata de observar al bebé para conocer sus necesidades de evacuación y ofrecerle
la ayuda que necesite para evacuar en un lugar adecuado. Esta forma de atender la
higiene de nuestros hijos los convierte en protagonistas de su desarrollo y les permite
ganar independencia de forma gradual respetando los tiempos de cada niño. Sin lugar
a dudas, es la opción más cómoda para los pequeños y elimina los problemas de salud
asociados al uso continuo de pañales.

¿Se trata de un entrenamiento para ir al baño?

Una de las confusiones más habituales, es ver la Higiene Natural Infantil como un
método para dejar los pañales ¡Nada más lejos de la realidad!.
Es muy común que cuando se habla de quitar el pañal al bebé, enseguida nos
centremos en la meta: ¡Que vaya al baño solo!. El hecho de que se le den nombres
como “Aprendizaje del bebé para ir al baño” o “Aprendizaje autodirigido para ir al
baño”, fomenta este tipo de confusiones.
De entrada, tener al bebé sin pañal, conocer sus hábitos de evacuación y evitar que se
haga sus necesidades encima, tiene como consecuencia lógica que nuestro pequeño
consiga unos buenos hábitos de higiene. Sin embargo, en nuestra sociedad actual, es
muy complicado practicar la Comunicación de la Eliminación al 100%, es decir, en la
mayoría de los hogares se compagina esta práctica con el uso de pañales cuando son
necesarios.

La magia de criarse sin pañales

Para mí es imposible hablar de Higiene Natural Infantil sin ofrecer mi aporte personal
y definirlo bajo el prisma de mi experiencia. Cuando te conviertes en padre o madre,
te das cuenta de que no existen palabras capaces de plasmar todos los cambios y las
emociones que se desatan en esta etapa.
Dentro del día a día familiar, la Higiene Natural Infantil es una parte más de la rutina
habitual. Es un trabajo en equipo que fortalece el vínculo entre todos los miembros de
la familia. Se vale de estrategias de comunicación silenciosas y sutiles que bien
podrían compararse con códigos secretos, compartidos entre padres e hijos. Los
padres colaboran con su bebé y juntos disfrutan de cada paso que dan hacia el uso
correcto del inodoro familiar.

Comunicación con un recién nacido, ¿sobran las palabras?

Imagina por un momento que los bebés pudieran comunicarse desde que nacen.
¿Cómo cambiaría la crianza si tu hijo pudiera decirte qué necesita sin llegar a llorar,
simplemente expresándolo?, ¿puedes imaginar tu vida si tu bebé pudiera decir que
tiene frío, hambre, sueño o ganas de hacer pis?
En este mundo imaginario, ¿crees que sería necesario usar pañales?, o dicho de otro
modo ¿Si tu bebé te dijera que quiere hacer pis, permitirías que lo hiciese en el pañal
o le ayudarías a hacerlo en otro lugar?
Cuando un bebé necesita algo de nosotros suele recurrir al llanto, la forma de
comunicación entre bebés y adultos más conocida. Sin embargo, hoy en día se sabe
que, antes de deshacerse en un mar de lágrimas, los bebés utilizan una serie de
gestos para comunicar hambre, sueño y también la necesidad de vaciar la vejiga y
hacer caca.
La higiene natural infantil o comunicación de la eliminación, se basa en esta forma de
comunicación de nuestros bebés. De este modo, una vez que los padres aprenden a
identificar las señales de sus pequeños, pueden saber cuando necesita hacer pis o
caca antes de que el bebé se ensucie y ayudarle a hacerlo en un lugar más adecuado
que el pañal que lleva pegado a su cuerpo.

Suena muy bonito, pero no sé si es para mí

Al igual que cualquier rutina nueva, la Comunicación de la Eliminación requiere cierta
práctica y poner atención al principio. Si bien es necesario estar atentos para percibir
las señales del bebé, los resultados no se hacen esperar y día a día se vuelve
visiblemente más sencillo. Una vez que el bebé y los padres consiguen cierta sintonía,
la Comunicación de la Eliminación es una alternativa más intuitiva, higiénica y sencilla
que el uso indiscriminado de pañales día y noche.
Por otra parte, además de las señales que nos puede hacer el bebé, disponemos de
otras pistas para saber en qué momento tenemos que hacer una visita al baño. Las

necesidades de los más pequeños de la casa, siguen unos patrones horarios. Si, al
principio pueden ser muy caóticos, ya que no distinguen entre el día y la noche y
necesitan comer, dormir y evacuar a un ritmo muy distinto al de los adultos. Pero, si
observas atentamente a un bebé y anotas cuando necesita dormir, comer o hacer sus
necesidades, no tardarás en percibir su rutina particular.

Si tiene tantas ventajas, ¿Por qué la mayoría de las familias
usa pañales desechables?

Al igual que el uso de pañales de tela, la Higiene Natural Infantil se encuentra con un
gran obstáculo a la hora de entrar en nuestros hogares: que nadie le abre la puerta a
un desconocido. Y es que, hasta hace poco, apenas se encontraba información sobre
estas formas alternativas de lidiar con la higiene de nuestros bebés.
Los bebés sin pañales, se asocian a culturas muy diferentes a la nuestra, de forma
automática, damos por sentado que este tipo de prácticas solo se lleva a cabo en
países pobres y que se hace así por falta de medios.
Sin embargo, desde hace varias décadas, la Higiene Natural Infantil, tiene cada vez
más presencia en países como Estados Unidos, Reino Unido, Brasil, Alemania, Francia
o Australia. En estos países, la brecha del desconocimiento se suele compensar con
información y asesores que ayudan a las familias a dar sus primeros pasos y a salvar
los obstáculos que encuentren por el camino.

No lo pienses más, ¡Fuera pañal!

Si con lo que has leído te pica la curiosidad y quieres empezar ya mismo esta
aventura junto con tu bebé, no lo dudes, el mejor día para que tu bebé esté sin pañal
es hoy. Echa un vistazo a los siguientes pasos:

1.- Observación: ¿sabes qué señales o gestos hace tu bebé cuando necesita hacer
pis o caca?, ¿tu pequeño te indica cuando tiene el pañal sucio? Me atrevería a decir
que la respuesta es NO. Y es que, en el colegio nos enseñan muchos idiomas, pero
todavía no nos hablan del idioma de los bebés.
Por esta razón, es importante tomarse un tiempo para conocer bien a nuestro hijo. Es
una oportunidad buenísima de fortalecer el vínculo familiar y empezar a descifrar esa
comunicación tan sutil que tienen los más pequeños.
La observación consiste en reservar un tiempo para estar con tu bebé desnudo de
cintura para abajo. Puede ser una hora, o dos y puedes necesitar hacerlo varios días,
en distintos momentos. Durante ese ratito que pasarás jugando con tu pequeño,
debes fijarte en qué gestos o qué señales puedes percibir justo antes o mientras hace
sus necesidades. También es importante que tomes nota cada vez que haga pis o
caca. Este registro te servirá para saber con qué frecuencia necesita eliminar, ya que
no todas las personas necesitamos ir al baño con la misma frecuencia.

2.- Preparar el lugar: Cuando vives con un bebé sin pañal, conviene estar
preparado. Vas a necesitar un lugar donde poner a tu hijo a hacer pis o caca
tranquilamente. Este lugar dependerá de la edad de tu hijo y de vuestras
preferencias: puede ser un orinal, el inodoro de casa con reductor o el cambiador, en
caso de que el bebé todavía no se siente. Hay tantas opciones como circunstancias
familiares. El rinconcito que escojas debe cumplir los siguientes requisitos:
– Cómodo para papás y bebés.
– Seguro
– Fácil de limpiar.

3.- Decide de antemano cómo vas a colocar a tu bebé: la postura es importante,
el bebé debe estar cómodo para hacer sus necesidades y, a la vez, sujeto de forma
segura.

4.- Elige cómo hablarle al bebé: nuestro pequeño tiene su propio repertorio de
gestos, caras rojas, cambios de humor y señales para indicarnos qué necesita. Los
adultos, por otra parte, podemos utilizar sonidos, como psssss cuando hace pis;
podemos describir lo que pasa con frases sencillas “Estás haciendo pis”, “vamos a
hacer caca”, …; o podemos utilizar el lenguaje de signos para bebés (Baby signing).
Comunicarnos frecuentemente con el bebé, ya sea hablándole o utilizando gestos,
favorece el desarrollo del lenguaje, a la par que le da herramientas al pequeño para
indicarnos qué necesita sin que llegue a frustrarse y llorar.

¿Qué necesitamos para empezar y con qué aliados podemos
contar?
Para iniciar con buen pie el camino de tu bebé hacia el inodoro o el orinal, es
importante contar con la información adecuada. Si bien, quitar el pañal a tu bebé y
atender sus necesidades, es intuitivo y no tiene mucho misterio. Por otra parte,
adaptar esta práctica al ritmo de vida que tenemos en la actualidad, requiere de
ciertos trucos para que este gran proyecto no se venga abajo.
Cada vez podemos encontrar más recursos en Español que nos guíen y nos
acompañen en este camino. Un buen acompañante en esta travesía es el libro Nacer
con un orinal bajo el brazo de Irene Besteiro. En este pequeño libro encontrarás una
guía completa con todos los pasos detallados y adaptados a multitud de situaciones
que se pueden dar, respuesta a todas las preguntas que te estás haciendo y las que
surgirán con la práctica diaria y anécdotas familiares que te ayudarán a ver las luces y
las sombras del día a día con un bebé sin pañal. Haz sitio en tu biblioteca para este
ejemplar que te arrancará más de una sonrisa.
Si prefieres consultar en la web y las redes sociales, en el blog familias con apego
dispones de toda la información que necesitas para despegar, así como un grupo de

apoyo y un contacto para resolver dudas y salvar los obstáculos que surjan con la
práctica. ¿A qué esperas para echar un ojo en su página de Facebook y su Instagram?
Si te manejas bien con el inglés o prefieres ver contenido audiovisual, esta lista de
recursos te interesa:

Libros:
• Un orinal para mi bebé: con o sin pañal, la manera más natural de Laurie
Boucke
• Go diaper free de Andrea Olson
• Elimination Communication babies de Rebecca Larsen
• Diaper free: the gentle wisdom of Natural Infant Hygiene de Ingrid Bauer
• Nappy free baby: a practical guide to baby-led potty training from birth de
Amber Hatch

• The diaper-free baby: the Natural Toilet Training Alternative de Christine Gross-
Loh

Blogs y artículos:
• Familias con apego
• Go diaper free
• baby sparks
• Crianza Natural
• Cotiledones
• El blog alternativo
• Mamá Caléndula
• Monitos y risitas
• criar con sentido común

Vídeos y podcast
– Crianza Natural: Aprendizaje de los bebés para ir al baño, con Irene Besteiro.
– El micrófono de mamá: 38 ¿cómo dejar el pañal?

Ir arriba