Método Montessori

El método Montessori es la perspectiva educativa desarrollada por María Montessori y sus colaboradores [1] a partir de la observación del comportamiento de los niños en entornos estructurados y no estructurados. Su objetivo es ayudar al desarrollo de la vida del niño, de forma integral y profunda.

La pedagogía Montessori se basa en la observación y, por lo tanto, apoya el desarrollo del niño de forma especialmente eficaz. Desde 2007, se han desarrollado estudios con un alto grado de fiabilidad para verificar la eficacia de Montessori, y con cada nueva publicación, confirmamos que los descubrimientos de María Montessori y sus colaboradores son, efectivamente, la mejor manera de ayudar al desarrollo de los niños, incluyendo aspectos cognitivos, sociales, emocionales, de contenido y de desarrollo cerebral.

No creo que haya un método mejor que Montessori para hacer que los niños conozcan las bellezas del mundo y para despertar su curiosidad por los secretos de la vida.

Gabriel García Márquez, Premio Nobel de Literatura

Historia del método Montessori

Maria Montessori (1870-1952) fue una psiquiatra italiana y una de las primeras mujeres en licenciarse en medicina en Italia [2]. A finales del siglo XIX, las condiciones de vida y el trato que recibían los niños discapacitados en las instituciones psiquiátricas eran espantosos, y Montessori, en colaboración con un colega y un profesor de la Universidad de Roma, trabajó para transformar estas condiciones y ofrecer a los niños posibilidades de un desarrollo más completo y una vida mejor.

Para ello, crearon la Escuela Ortofrénica, cuya base eran los textos de antropología pedagógica y los métodos de enseñanza desarrollados por Édouard Séguin. Los resultados del trabajo del trío fueron sorprendentes, y algunos de los niños consiguieron aprender más en la Escuela Ortofrenica que lo que aprendían los niños sin discapacidad en las escuelas normales de la época.

Animada por ello, Montessori volvió a estudiar en los cursos libres de la Universidad sobre Filosofía de la Educación, Psicología Experimental y Antropología Pedagógica [2], hasta que en 1907 tuvo la oportunidad de utilizar los mismos principios para crear una escuela en San Lorenzo, un barrio de la periferia de Roma, y experimentar libremente nuevos métodos pedagógicos. La Casa de los Niños, como se llamaba esta institución, dio a Montessori la oportunidad de observar el comportamiento de los niños con desarrollo típico, en libertad, en un entorno que se reestructuró con cada nueva demostración de las necesidades de desarrollo de los niños.

Allí, los hijos de las familias que trabajaban hasta dieciocho horas al día y eran casi todos analfabetos, se alfabetizaron mucho mejor y más rápido de lo que se esperaba -en aquella época- para su edad y clase social. Además, se convirtieron en niños tranquilos, admirablemente educados, amables y generosos, concentrados, independientes y disciplinados. Así nació la Pedagogía Científica, un enfoque educativo que se transforma a partir de las observaciones que hace el maestro, mientras los niños viven en el entorno con libertad para hacer lo que les lleve a un buen desarrollo.

El método Montessori se extendió por todo el mundo, y María Montessori viajó por todo el planeta difundiendo los secretos de la infancia, que descubrió con creciente precisión y profundidad a medida que observaba a los niños en diversos entornos sociales y geográficos, y mientras intercambiaba y colaboraba con decenas de maestros de todo el mundo. Su propuesta fue la creación de una nueva ciencia de la educación, y hoy las ciencias cognitivas y las neurociencias apoyan cada uno de sus descubrimientos, con nuevas publicaciones cada año que demuestran la exactitud de sus ideas y observaciones, y la eficiencia y eficacia del enfoque pedagógico que desarrolló.

Si se observa el número de escuelas Montessori en el mundo (sólo 25.000) se podría tener la impresión de que la difusión de las ideas de Montessori no fue tan grande. Pero la presencia de Montessori se mide menos por la presencia de su método «completo» en las escuelas, y más por aspectos del mismo que se han convertido en valores universales:

  • Mesas y sillas bajas.
  • La disminución de la presencia del castigo en las escuelas.
  • Una educación basada en el trabajo sensorial.
  • La importancia del movimiento en la primera infancia.
  • El uso de materiales concretos que los niños pueden manipular en la escuela.
  • Comunicación respetuosa entre profesores y alumnos.
  • Valorización de los hallazgos científicos sobre el desarrollo para la práctica pedagógica.

Todas estas fueron innovaciones que creó Montessori, o que existían antes que ella, pero que fueron reorganizadas y difundidas por sus libros y cursos, más que por cualquier otra influencia en la historia de la educación.

El niño en el método Montessori

El gran descubrimiento de Montessori es que los niños son los constructores de la humanidad[4]. Desde el punto de vista de Montessori, no son los adultos los que «construyen» a los niños, sino los niños los que hacen a los adultos. El adulto depende de los esfuerzos del niño. Así de importante es: ya no es un ser pasivo que será lo que nosotros hagamos de él, sino un ser activo que se esfuerza todo el tiempo por preparar la humanidad del mañana. Por esta razón, los esfuerzos del niño siempre van en la dirección de volverse más y más independiente de los adultos, más fuerte y más poderoso.

Para Montessori, el desarrollo se produce en etapas, que se denominan Planes de Desarrollo. En cada plan, los niños buscan un nuevo nivel de independencia de los adultos.

Primer Plan de Desarrollo (0 a 6 años)

En esta primera fase de la vida, los niños tienen dos objetivos principales: aprender cómo funciona el mundo, saber cómo desenvolverse en él [5], y adquirir independencia física del adulto.

El aprendizaje de cómo funciona el mundo empieza por absorber el mundo, sus imágenes, su lenguaje, sus normas y su cultura, sus leyes físicas, químicas y biológicas. Esto no es fácil, y los niños confían en la enorme capacidad del cerebro infantil para transformarse con cada nueva información. Montessori no podía observar el cerebro, pero sí el comportamiento, y sabía que los niños tenían un tipo de mente muy especial [5]. Lo llamó «Mente Absorbente», y con ello explicó cómo el niño parte de la «nada» y llega a construir un ser humano competente y fuerte en breves seis años de vida.

La independencia física, otro pilar de este primer momento del desarrollo, se puede resumir en una frase, dicha por los niños: «Ayúdame a hacerlo solo» [6]. Quieren aprender, pero no quieren que los adultos hagan las cosas por ellos. Quieren hacerlo. Es a través de la acción que se construye y se transforma. Los niños afrontan las dificultades y los fracasos de los primeros intentos e insisten hasta conseguir el éxito y el aprendizaje. Montessori decía que nunca debemos interrumpir a un niño en algo que cree que puede hacer por sí mismo, por muy lento que sea su progreso.

Este Plan Temprano se rige por los Períodos Sensibles [5]. Ciclos durante los primeros años de vida en los que el interés, el enfoque y los esfuerzos del niño se dirigen completamente hacia un área de desarrollo. Hay periodos sensibles para el movimiento, el lenguaje, los sentidos, la escritura, las matemáticas… Y si el niño es libre de perseguir sus intereses durante los periodos sensibles, se desarrollará más fácilmente, con fluidez, aparentemente sin esfuerzo, y los resultados serán muy superiores a los que se obtendrían si se ignoraran o suprimieran los periodos sensibles.

A medida que hacen cosas cada vez más difíciles, los niños dominan el mundo más cercano a ellos, comienzan a anhelar el mundo desconocido, y luego alcanzan la siguiente etapa.

Segundo Plan de Desarrollo (6 a 12 años)

Los niños de la segunda etapa de desarrollo ya dominan el mundo inmediato. Saben cuidar de sí mismos, e incluso pueden cuidar de los demás y de su entorno. La independencia física está suficientemente conseguida, y ahora desean llegar a otros mundos, que no se pueden tocar [7]. Mundos lejanos: otros continentes, el universo, las civilizaciones del pasado, la Tierra en el momento de su formación y los animales en la historia de su evolución.

Sobre los niños más pequeños, del Primer Plan, Montessori decía que sus «manos son los instrumentos de la inteligencia humana» [5]. Si esto es así, la imaginación es la mano del niño de 6 a 12 años. Es con la imaginación que el niño investiga y comprende los mundos lejanos e inalcanzables. Leyendo, escuchando, estudiando, imaginando, los niños adquieren independencia intelectual. Aprenden a pensar sin la ayuda de los adultos [8]. Y como pensamos mejor cuando pensamos juntos, estos niños trabajan mejor cuando lo hacen en grupo, con una mediación cada vez menos sutil.

Es inevitable que, en esta intensa convivencia, aparezcan problemas morales, y una frase importante para los niños de 6 a 12 años es «¡No es justo!». Si para entender el mundo los niños necesitan hacer preguntas, escuchar y contar muchas historias, para entender aspectos morales y de convivencia, es necesario dar un espacio de análisis [9]. No debemos resolver sus problemas, ni es adecuado desestimar a los niños restando importancia a lo que dicen, incluso cuando cuestionan nuestros comportamientos. La labor del adulto en el segundo plan de desarrollo es proporcionar elementos para la comprensión, y luego permitir la reflexión libre: preguntas, historias, diálogo y tiempo. La socialización es cada vez más importante en la vida de los niños, hasta que llegan a la adolescencia.

Tercer Plan de Desarrollo (12 a 18 años)

Para un adolescente, la parte más importante de la vida diaria es socializar con otros adolescentes. La independencia que están adquiriendo es social, valoran socializar sin la presencia o ayuda de un adulto. Ser socialmente independiente significa, por un lado, resolver sus propios problemas, sin apegarse al punto de vista que puedan expresar los adultos, y a veces resistirse a esos puntos de vista, como forma de liberarse de ellos. Pero también significa comprender, de forma más profunda y compleja, el funcionamiento de la sociedad: la ciudad, la cultura, la ideología, la economía, la ciencia y la política [10, 13].

Para los adolescentes, es importante pertenecer a un grupo. Ser aceptados tal y como son, sin tener que encajar [11, 12]. Es fundamental que los adolescentes tengan la oportunidad de estudiar, trabajar y vivir en grupo durante largos periodos. Crear ambientes que estimulen la formación de grupos sanos es la gran labor del adulto para el adolescente. Un grupo sano es aquel que permite la pertenencia, y que tiene un propósito que va más allá de sí mismo.

El adolescente necesita entender cuál es su papel en la comunidad a la que pertenece. La escuela, el barrio, la ciudad. Por lo tanto, los grupos deben tener una interacción con la comunidad en general. Deben servir para algo [26]. Los adolescentes necesitan trabajar, y necesitan ser pagados. La remuneración más efectiva es la económica, porque le da cierto grado de independencia social, pero el trabajo tiene una finalidad más pedagógica (aprender a trabajar, tener compañeros y responsabilidades) que económica [13], y en el caso de que no sea posible el trabajo remunerado, es posible y funciona el trabajo voluntario o incluso el intercambio de servicios y bienes . Integrado en diversos grupos, y realizando su función social, el adolescente llega a la edad adulta.

Cuarto Plan de Desarrollo (18 a 24 años)

La edad adulta temprana sigue siendo, para Montessori, un importante plano de desarrollo. Ya fuera de la escuela, en la universidad o en el curso de aprendizaje que le llevará a una carrera, el adulto busca entender su camino y su razón de ser. Montessori tiene un término que nos ayuda aquí, aunque ella misma no lo utiliza para hablar del adulto: Rol Cósmico [14].

Todos los seres tienen una función en el equilibrio cósmico, y no es diferente con los adultos. Todos los adultos realizan alguna actividad que contribuye al delicado tejido cósmico. La mayoría de las veces, nuestro papel cósmico no es el que está escrito en nuestro contrato de trabajo. Puede que nos contraten para enseñar Geografía, pero nuestra mayor contribución puede ser el diálogo con los estudiantes en los pasillos que les ayuda a encontrar una trayectoria profesional. Puede que seamos gerentes de tienda, pero nuestra mayor contribución puede ser ayudar a los clientes a ver lo más bello de sus rostros y cuerpos. El contrato es nuestro papel individual, y es lo que asegura el sustento de nuestras familias. El papel cósmico es el que asegura el equilibrio de todo el universo.

Todos los adultos tienen un papel cósmico, pero no puede descubrirse en los bancos de la universidad, y Montessori defendía que desde una edad temprana los adultos debían trabajar [13], como ayudantes y aprendices, para hacerse hábiles en sus profesiones, y conocer el mundo más allá de los muros de la universidad. Un adulto que pudiera encontrar su contribución al mundo, y llegar a ser hábil en esa contribución, sin ceder a las tentaciones del poder y la posesión [13], habría encontrado el camino para crear un mundo «poderoso, rico y puro», y le habría ido muy bien en su desarrollo [13].

Llegué al país con seis años y enseguida fui a una escuela Montessori. […] Realmente creo que me beneficié de la educación Montessori, que en cierto modo da a los estudiantes mucha más libertad para hacer las cosas a su manera, y para descubrir. Es interesante que mi compañero Larry Page también haya ido a un jardín de infancia y a un preescolar Montessori; es algo que tenemos en común. Realmente creo que parte del crédito a la voluntad de ir tras sus intereses… se puede vincular a esa educación Montessori.

Sergey Brin, cofundador de Google

Principios del método Montessori

María Montessori nunca definió un conjunto de principios para la pedagogía que desarrolló. Hizo listas de las características del aula, de los materiales, del profesor, de los niños que encuentran su propio equilibrio… Pero no hizo una lista de los principios de su enfoque pedagógico. La lista que sigue tiene fines didácticos. No se trata de reducir el método Montessori a estos principios, sino de organizar las ideas de Montessori para hacer más claros sus descubrimientos y su perspectiva educativa. Esta lista no fue creada por mí, sino por Edimara de Lima. Yo la utilizo con pocas modificaciones hasta el día de hoy, porque me parece la organización más completa y didáctica de las ideas de Montessori, pero encontrarás otras listas de principios en internet y en libros, y como Montessori no estableció tal organización para sus propias ideas, las diferentes listas no son necesariamente más y menos ciertas, sino diferentes explicaciones para el mismo contenido.

Autoformación

Montessori, a partir de la observación del comportamiento de los niños en libertad, llegó a la idea radical de que los niños son capaces de aprender por sí mismos [15, 16]. Todos los niños aprenden algunas cosas por sí mismos: a caminar, a hablar, a comer, a recoger, a reconocer la voz y la apariencia, a recibir y hacer caricias… Pero en muchos casos, no nos damos cuenta de ello. En Montessori, confiamos en el niño. Sabemos que si cuentan con el contexto adecuado, pueden desarrollar casi todo de forma independiente y libre.

Para aprender solo, el niño necesita tener la oportunidad de (1) ver a otras personas, adultos o niños, haciendo cosas; (2) tener la oportunidad de experimentar, probar, ensayar, sin ayuda y sin ser interrumpido; (3) tener la oportunidad de darse cuenta de sus propios errores y corregirlos espontáneamente; (4) superar pequeñas dificultades, de una en una, a un ritmo particular y diferente para cada aprendizaje [17].

Porque la autoeducación ocurre de esta manera, y porque ésta es la mejor forma de aprender, el método Montessori incluye materiales específicos, que están hechos para (1) ser manipulados por el niño, (2) trabajar en un nuevo desafío a la vez, y (3) dar al niño la oportunidad de notar sus propios errores [17]. Con la libertad de elegir qué trabajar en cada momento, y la libertad de repetir cada ejercicio tantas veces como el niño quiera, el niño se autoeduca constantemente.

Niños con materiales Montessori en escuelas de Tanzania y Kenia.
Haz un donativo a Educadores sin Fronteras al final del texto.

Educación cósmica

Los niños nacen interesados en todo lo que les rodea, y hay muchas maneras de mantener este interés durante toda la infancia. Una de las más bellas es darse cuenta de que todas las cosas están conectadas y dependen unas de otras para existir [27]. Tener esta visión del mundo permite al niño desarrollar un sentido de gratitud y unidad por todo lo que hay en el mundo y ver el orden que existe en la naturaleza y en el universo.

Para que esto ocurra y se mantenga viva la fascinación de los niños por el conocimiento y el mundo, la educación de los niños de 6 a 12 años se basa en preguntas, historias e investigaciones que siguen la curiosidad del niño [7]. Respetando el plan de estudios oficial, es posible dejar que la curiosidad y los intereses de los niños se amplíen desde una edad temprana y alimentar la idea de que todo se puede descubrir, comprender y que todas las cosas son interesantes si se miran desde el ángulo adecuado.

La Educación Cósmica busca ofrecer al niño la Visión Cósmica del mundo [14]. El cosmos, lo contrario del caos, es el orden del universo. Un importante divulgador científico solía decir que «si quieres hacer una tarta de manzana desde cero, primero tienes que crear el universo»[28]. Dar a la tarta de manzana un sabor a estrella es la función de la Educación Cósmica.

La educación como ciencia

La mayor parte de la educación de los niños se basa en las creencias y experiencias individuales. Educo a mis hijos y a mis alumnos como me educaron mis padres y mis profesores. Hago las cosas como las hago porque creo que funcionan. Creo que la familia y la escuela deben organizarse de una manera y no de otra, porque yo creo en unas cosas y no en otras.

En concreto, la estructura escolar que tenemos hoy en día deriva de un conjunto de creencias y formas de actuar de mediados del siglo XVIII, la época de la Revolución Industrial: filas de sillas, el mismo contenido a la misma hora para todos, inmovilidad y sumisión de los alumnos, y premios y castigos como forma de disciplina.

Cuando Montessori comenzó a trabajar con los niños de San Lorenzo, ya sabía que este enfoque no era el mejor. Pero en lugar de establecer una nueva pedagogía según sus propias creencias, optó por dejar a un grupo de niños en libertad en un entorno semiestructurado y observar su comportamiento, para luego pensar en una educación que no partiera de las creencias de los adultos, sino del desarrollo natural de los niños [17].

Así es hasta el día de hoy: en los hogares y escuelas Montessori, antes de decidir hacer algo importante (desde introducir un nuevo material, hasta detener lo que parece ser una mala acción del niño), nos detenemos a observar, para tratar de entender cuáles son las verdaderas necesidades del niño y cuál es el mejor enfoque a tomar, con cada niño, en cada momento [15].

Esto es lo que hace que el método Montessori sea un enfoque pedagógico que ofrece a los niños la posibilidad de alcanzar un excelente rendimiento académico [18] y, al mismo tiempo, disfrutar de un gran placer mientras están en la escuela [19], incluso y especialmente durante las tareas académicas más exigentes.

Entorno preparado

Para el método Montessori, la libertad es algo muy importante. El niño debe tener una libertad que es biológica [20], porque permite que la vida se desarrolle. Al igual que un árbol es libre cuando está en una tierra fértil, húmeda y profunda, el niño también necesita un entorno preparado, seguro y con nutrientes (físicos, emocionales, mentales y sociales) para que pueda ser libre para vivir.

Hay algunas condiciones para que el entorno dé libertad al niño. La primera es que todo lo que es importante es accesible. En primer lugar, lo más básico: el niño debe tener la posibilidad de beber agua, comer, ir al baño y dormir, sin necesitar el permiso o la ayuda de un adulto. Luego el resto: el niño necesita vivir sin la ayuda y el permiso de los adultos. Entonces el mundo debe estar preparado para ella. O bien bajamos las cosas, como se hace en la escuela Montessori, donde todo está a la altura de los pequeños, o bien le damos al niño un taburete, para que pueda acceder a las cosas que no se pueden adaptar, como el lavabo de casa, por ejemplo.

El entorno tiene otras características: no debe ser hiperestimulante. Todo el mundo es estimulante para el niño, por lo que los ambientes que podamos controlar deben ser tranquilos, pintados en colores claros y neutros, y el mobiliario del niño también debe ser así. Por la misma razón, no es necesario ni positivo que un niño tenga demasiados juguetes. Puede tener pocos buenos y tener acceso a todo lo demás en la casa, lo que reduce en gran medida la necesidad de tener montones y montones de juguetes malos. Por último, todo el entorno debe estar al servicio de la actividad de los niños: no sólo las hojas de papel preparadas por el profesor, sino todos los materiales, todo el mobiliario, todos los objetos de decoración. Todo puede ser cuidado, pulido, abrillantado, lavado, limpiado, reparado, organizado y protegido por el niño [17]. Así, existiendo en el mundo, en libertad, los niños pueden finalmente vivir su vida plena, y respirar la libertad.

Adulto preparado

Todos los demás principios sólo funcionan cuando el adulto que interactúa con el niño se esfuerza por transformarse interiormente. Montessori decía que tenemos que abandonar nuestro orgullo de ser adultos y nuestro enfado con el niño que no se comporta de la forma más cómoda para nosotros [23]. Es necesario que el adulto pase por la constante humillación de respetar al niño en todas sus necesidades, y por supuesto que poco a poco dejamos de sentirnos humillados, pero necesitamos atravesar el pantano del respeto al niño para descubrir la luz del otro lado. Desde el principio, hay que confiar en «una forma de fe, en que el niño se revelará a través de la obra»[21].

Si, por un lado, la preparación del adulto es profunda, psicológica, casi espiritual, también es exigente en cuanto a la técnica. El adulto preparado es un observador que confía en el niño y busca en sus acciones indicios de sus necesidades [15]. A través de la observación, de la configuración del entorno y de la interacción, este mismo adulto intenta ofrecer los medios para que el niño satisfaga lo que es importante y supere lo que todavía es un reto o un obstáculo.

Este adulto nunca ayuda más que el mínimo necesario, se abstiene de colaborar siempre que el niño crea que puede actuar solo, y se asegura en todo momento de que su presencia pueda ser sentida si es necesario [22]. La alegría de este adulto es doble: ser cada vez menos necesario y tener la oportunidad de observar el desarrollo de la vida.

Niño equilibrado

Cuando los niños son muy pequeños, su pensamiento y sus acciones van juntos. Mente y cuerpo, o en palabras de Montessori, voluntad y acción. Cuando un bebé hace sonar un sonajero, no lo hace pensando en el paseo que va a dar por la tarde, está entero con el sonajero, mente y cuerpo, voluntad y acción. Pero cuando los niños crecen e intentan hacer cosas más complejas que usar un sonajero, nos da miedo. Les impedimos subir las escaleras, les ayudamos a abrir un cajón, les interrumpimos cuando pasan demasiado tiempo lavándose las manos. Esto, poco a poco, produce una separación entre la voluntad, que está en la escalera, queriendo subir, y la acción, que está frente al televisor, viendo un dibujo animado, porque es donde pensamos que es seguro poner al niño.

Esta separación entre voluntad y acción produce todo tipo de inestabilidades en el desarrollo del niño. Puede volverse desordenado en sus movimientos, irritable, agitado, o por el contrario, aletargado, desinteresado por todo, sumiso. Ambas cosas son desviaciones del desarrollo que se produciría si el niño tuviera la libertad biológica para desarrollarse plenamente [23]. Pero hay formas de volver a un curso de desarrollo más equilibrado, y el niño lo hace cuando se dedica, con concentración y alegría, a actividades interesantes y desafiantes que requieren el movimiento del cuerpo y el perfeccionamiento inteligente de las acciones realizadas.

En Montessori, llamamos a este tipo de actividad «trabajo» [23]. La primera función del trabajo es ayudar al niño a lograr la concentración. Cuando la mente y el cuerpo (la voluntad y la acción) vuelven a un solo centro, todos los desequilibrios disminuyen y muchos desaparecen, lo que lleva al niño a un estado mental que implica concentración y alegría, y conduce a la independencia, la iniciativa, la autodisciplina, la generosidad, el placer del esfuerzo y la confianza en sí mismo [23, 29]. Hay al menos dos o tres nombres para este proceso en la obra de María Montessori, como normalización y conversión [2]. En el Montesso ri Home, elijo utilizar «Equilibrio».

¿Cómo funciona una escuela Montessori?

Caracteristicas del modelo montessori

Hay muchas listas de características de una escuela Montessori. La siguiente fue realizada en una colaboración de las dos mayores organizaciones Montessori del mundo: la Asociación Internacional Montessori y la Sociedad Americana Montessori. La lista la distribuye la Montessori Public Policy Initiative-USA.

Las características esenciales de una escuela Montessori son

Implementar un plan de estudios Montessori que debe incluir:

  1. Un diseño de aula compatible con los principios del «entorno preparado» Montessori.
  2. Un conjunto completo de materiales Montessori para cada sala y grupo de edad.
  3. Períodos diarios de trabajo ininterrumpido, idealmente con períodos de trabajo de tres horas.
  4. Educación caracterizada por un alto grado de libertad concedida a los estudiantes para elegir en qué trabajar, dónde hacerlo y durante cuánto tiempo.
  5. Enseñanza que se desarrolla principalmente en pequeños grupos (Escuela Primaria) o individualmente (Educación Infantil)

Contar con profesionales de la educación debidamente formados, lo que se define como:

  1. Contar con un profesor principal en cada aula con una credencial de formación docente del nivel con el que trabaja, expedida por: AMI, AMS, NCME y/o MACTE.
  2. Que los miembros del personal participen en el desarrollo profesional continuo en Montessori.

Tener habitaciones con:

  1. Los grupos de edad adecuados: 2,5/3-6, 6-9, 9-12, o 6-12 años de edad. Los niños de recién nacidos a tres años y de 12 a 18 años pueden agruparse por varias configuraciones de edad.
  2. El tamaño de las habitaciones y las proporciones entre niños y adultos se ajustan a los principios Montessori. Las normas de las aulas Montessori exigen salas más grandes y una mayor proporción de alumnos por profesor que la que suele haber en las aulas tradicionales. Añadir profesores a un aula de tres a seis años puede interferir, en lugar de fomentar, el aprendizaje dirigido por los niños. No sería raro ver a treinta o más niños en un aula de preescolar o primaria.

Evaluar el progreso de los estudiantes a través de:

  1. Observaciones de los profesores.
  2. Registros detallados.

Ir arriba