Estás en el parque. Su hijo toma el juguete del compañero de juegos. Incluso intentas interferir, explícale que debe compartir el juguete con los demás. Ya conoces ese pequeño sermón: “Hijo, es importante compartir, si no, mañana tu amiguito no querrá prestarte nada”. Pero, ¿debería enseñarle a mi hijo a compartir? ¿Debo hacerle aprender de una vez por todas o hay formas más tiernas de abordar el tema?

Entonces, ¿necesito enseñarle a mi hijo a compartir

Comencemos por aclarar un poco la imagen. Esta es a menudo una situación que crea presión sobre muchos padres de niños en edad preescolar, y esto puede tener que ver con que los padres sientan que son evaluados o juzgados por las acciones que los niños ponen en marcha. Otra razón es que nuestras expectativas (tener un hijo de 2 años que comparte con calma y acepta que el otro no quiere compartir sin frustrarse) pueden hacer que un pedido sea casi imposible de cumplir.

A estas edades, los niños se encuentran en un proceso de egocentrismo cognitivo. No quiere decir que sean egoístas, sino que, para construir su estructura psíquica, se perciben a sí mismos como el centro de todo, al mismo tiempo sienten que todo les pertenece (sus juguetes, el parque, los juguetes de otros, etc…). De esta forma, sienten que al dividirse, pierden algo de sí mismos y que, posiblemente, lo que pierden no les volverá. Por eso obligarlos a compartir (aunque lo hagamos con la invitación más tierna del mundo), lejos de ayudarlos a ser realmente altruistas con lo que dan, esto los pone en una relación donde, para el otro, está bien, Necesito estar mal. Y este es un mensaje que pasará tu factura a edades más avanzadas.

Pero vayamos al meollo de la pregunta: ¿le enseño a mi hijo a compartir o no ?. Yo respondería:

  • Sea un ejemplo sobre la división.
  • Valide cuándo quiere hacerlo y cuándo no (mientras lo valida en otros).
  • Fortalecer los procesos cognitivos blandos (trabajar por turnos, retrasar la gratificación, comunicar lo que quiero y lo que no, dar alternativas, aceptar alternativas) que ayudarán en el proceso.

A medida que el niño crece, los procesos cognitivos maduran, incluida la permeabilidad y una sensación de seguridad que no interfiere con la territorialidad, la división aparece como un nuevo módulo abierto y listo para preparar otros terrenos emocionales, como la empatía, la gratitud, la colaboración y otros conjuntos de valores. Que esperamos que el niño maneje.

¿Da resultado? Si hacemos este acompañamiento respetuoso, notaremos que, entre los 4 y 5 años, comienzan a aparecer los procesos de compartir gratuitamente. Entonces, “dividir” ya no será un acto de obligación y comenzará a ser una acción de autovalidación. Si su hijo tiene más de 6 años y aún tiene dificultades para compartir, tal vez haya procesos que valga la pena revisar de experiencias anteriores con estas demandas. O si, por el contrario, notas que tu hijo se aparta a sí mismo para darlo todo a los demás, sería bueno que profundizaras en los procesos de gestión de esta experiencia sin trabajar en edades anteriores.

disciplina positiva

A través de la Disciplina Positiva aprendemos a enfocarnos en mejorar las habilidades de nuestros niños para que puedan resolver los problemas por sí mismos. También reconocemos que el castigo físico y psicológico no son recursos que favorezcan la creación de niños autónomos, responsables e independientes.

Ir arriba