Escrito por Loles Reyes_Madre Empoderada, Asesora de Lactancia y Acompañante Maternal.

CRIANZA RESPETUOSA. Algunas personas creen que significa criar niños sin normas ni límites. A otros, estas palabras nos llenan el corazón. Pero no voy a explicar qué es la Crianza Respetuosa puesto que estamos en el mejor sitio para conocerla. Yo quiero hablar de respeto, algo que todos tenemos claro. O eso creemos, ¿verdad?

Todos los días leemos y oímos hablar de RESPETO. Respeto al diferente, a los animales, al planeta, … tanto que cada día conocemos noticias sobre leyes que se aprueban para proteger la dignidad y el respeto. Hay comunicados, protestas, denuncias, … todas legítimas y necesarias por desgracia. Parece que lo tenemos claro, el RESPETO es un derecho fundamental. Pero, ¿y la infancia? ¿Qué pasa con las niñas y los niños? Si, esas personas pequeñas que también merecen respeto. Por suerte hay asociaciones y colectivos que luchan incansablemente, pero, aun así, vemos cómo todo lo relacionado con el respeto a la infancia está rodeado de un aire de utopía. Nos encontramos continuamente con protocolos, la típica frase: “siempre se hizo así” y falta de medios que no dejan de ser las excusas imperfectas para acomodarnos como sociedad en el adultocentrismo.

El respeto al niño que nace y es separado de su madre por protocolos, la mayoría de las veces, innecesarios. El sanitario que no está formado en lactancia, en nutrición y en vez de basarse en la ciencia difunde mitos y trata con paternalismo a los padres. Por otro lado, tantos profesionales que están en contacto con el niño y no conocen el funcionamiento de su cerebro, como aprende, el apego seguro, la emoción, la contención y el acompañamiento.

Siento deciros que en la era de la información, somos la sociedad mas desinformada. 

Desde antes de nacer el bebé nos abducen las webs y revistas de puericultura que nos venden que el bebé debe de llorar hasta la extenuación en su cuarto para ser un adulto independiente, que la leche materna no alimenta, que hay que comprar mil artilugios para que algún día sea capaz de andar, si o si antes del año de vida, antes de los 2 debe hablar varios idiomas y antes de entrar al colegio debe ser obligado a “controlar” esfínteres. No sólo los profesionales, la cuñada, el panadero y el vecino entre otros porque se supone que como se lleva pensando así unas décadas, es lo que se ha hecho toda la vida. Toda la vida… ahhh. Pues me imagino al pequeño Neandertal sentado en una hamaca, moviéndose en un tacatá y su madre mirando el reloj a ver si han pasado las 3 horas de rigor para poder darle teta. No se cómo hemos llegado a 2021 si estos artilugios se inventaron hace dos días. Pero oye, las madres y padres que profesamos el respeto a nuestra descendencia es que “somos muy modernos”.

Esta entrada es una denuncia, ¿en qué cabeza cabe que deba existir un pequeño porcentaje de la sociedad que reivindique y defienda la Crianza RESPETUOSA? Es como decir que eres pro respirar. ¿Es que acaso en una sociedad “avanzada” como la nuestra debería tener cabida una crianza que no lo fuera? 

Vivimos en un mundo virtual, irreal que fomenta el individualismo, la rivalidad en lo banal y el conformismo en lo importante. Nuestros hijos son machacados por el sistema y por la sociedad en general. No interesan los futuros adultos libres, críticos y plenos en todo su ser, sino sumisos y productivos, consumidores de contenidos y de información dirigida. Y por eso, los de la Crianza Respetuosa somos los raros, los hippies, los modernos que criamos niños tiranos, dependientes y miedosos (así nos ven). Somos los que tenemos que estudiar e investigar para, además, justificarnos. Yo misma me he formado en Desarrollo Neuromotor, Montessori, Movimiento libre, Lactancia y no paro de leer.

Vemos normal que sea necesario legislar para velar por el derecho al respeto para todos y para todo menos para las niñas y niños. ¿Es respetuoso tenerlos llenos de excrementos que les llegan a los tobillos hasta que llegue un familiar a cambiarlos porque el sistema no quiere contratar personal de apoyo en muchos colegios? ¿es respetuoso no atender sus necesidades básicas afectivas, neurológicas y nutricionales porque el personaje/docente/gurú/profesional de turno dice que los niños fuera de la cama de los padres a los 6 meses? Esto te lo puede decir el pediatra sin base alguna o un psicólogo a los 2 años en la charla de principio de curso y muchos padres se lo creen, y sienten culpa y lo echan a su cuarto esa misma noche porque: “oye, que va a ser verdad que por no sacarlo de la cama a tiempo el niño tiene retraso madurativo” y SIEMPRE, SIEMPRE es por tu culpa.

Otro tema es el de los moldes, (esto tiene para una entrada aparte) en los que tienen que encajar todos como productos de una fábrica, el que no encaja, no vale. Otra incoherencia: se legisla para defender y proteger al diferente. Es lógico y necesario sin duda.  Sin embargo, no es “viable” ni parece importante respetar los ritmos de cada niño. Por suerte no son así todos los familiares, docentes, sanitarios y otros profesionales. Es un rayo de esperanza, pero SUERTE, dependemos de la suerte. Por eso son tan necesarias fuentes de información como esta plataforma donde ese pequeño, pero cada vez mayor, porcentaje de la sociedad que defiende, estudia, investiga y se preocupa por la Crianza Respetuosa exponga sus conocimientos. Y los padres y madres puedan acceder a ellos. La vida, el desarrollo, la salud emocional de nuestros hijos no podemos dejarla a merced de la suerte. Son el futuro, el bien más preciado de la sociedad.

La Crianza Respetuosa no fomenta la rivalidad con otros padres y madres, sólo demanda información adecuada por parte de los profesionales y así todos poder tomar decisiones sobre nuestros hijos desde la libertad, no desde la imposición y los mitos. No va de teta/biberón, colecho/cuna, porteo/carrito, va de decidir desde la libertad que nos da el conocimiento. Y, por último, que ese RESPETO a la infancia esté presente en cada ámbito de la sociedad. 

Ir arriba